La innovación y el método de crear

Los progresos más asombrosos de la humanidad generalmente han resultado de inventos o procesos innovadores que llevan a un cambio de paradigmas, usos y costumbres. A veces se piensa que la innovación está reservada para algunas mentes brillantes, pero la creatividad que requiere la innovación es una condición que se desarrolla como cualquier talento, hay formas y métodos que nos conducen a todos a resultados innovadores. ¡Es cuestión de descubrirlo! Les damos una pista: el trabajo interdisciplinario es clave…

 También, hay que subrayar que la innovación incentiva el trabajo interdisciplinario y una gran conexión con la diversidad de aportes. 

Para entender el sentido de la innovación y los medios probados para alcanzar esa deseada categoría de innovador, contamos con las explicaciones y experiencias de dos especialistas en innovación, la Dra. María Camacho y el Dr. Carlos Serrano, ambos tienen una amplia trayectoria en el tema.

La innovación, un proceso creativo y aún más de trabajo

Las causas que pueden impulsar una innovación son diversas, pero en varias ocasiones aluden a una necesidad específica o a la búsqueda de una solución. 

En este caso, el proceso de innovación debe cumplir con unos criterios de desarrollo que señala Carlos Serrano, como son la “(…) definición correcta del problema a resolver, la definición debe estar centrada en las necesidades del (los) usuario(s) (incluyendo los efectos en el medio ambiente), el procedimiento para maximizar la creatividad, la definición de la(s) solución(es) sostenibles del problema, implementación de la(s) solución(es) y verificación de la efectividad de la(s) solución(es). Si no es(son) efectiva(s), iterar nuevamente usando nueva información.” 

“el  proceso de creatividad debe comprender etapas de divergencia del pensamiento y de convergencia a posibles soluciones, (…)”

Al ser conscientes de que la solución innovadora de un problema o una necesidad no se trata solamente de hacer algo creativo, además, debe ser óptimo para los usuarios que finalmente la evaluarán, exige tanto de la metodología descrita como de unos principios orientadores que le dan sentido al proceso. En esa medida, como lo advierte Carlos Serrano, la innovación responde a ciertas maneras de proceder en que “el  proceso de creatividad debe comprender etapas de divergencia del pensamiento y de convergencia a posibles soluciones, preferiblemente mediante el empleo de prototipos puestos a disposición de los usuarios, como métodos de aprendizaje durante el proceso de innovación. Estas etapas son cíclicas.” 

A pesar de las etapas con las que se debe cumplir, Carlos Serrano reitera que, para que un proceso de innovación sea valioso además de “estar centrado en las necesidades de los usuarios, debe tener un procedimiento que maximice la creatividad, (…)”. 

 

La creatividad, entendida como la capacidad de invención, también cuenta con medios que contribuyen a cultivarla y potenciarla entre los responsables de lograr un resultado innovador. Uno de esos potenciadores es el trabajo en equipo donde se promueva la diversidad de pensamiento. Por esa razón, se señala la necesidad de un pensamiento divergente, pero con una convergencia en las soluciones.  Por definición, la divergencia conlleva a la multiplicidad de formas de ver y entender una situación determinada, pero en el caso de la innovación, debe finalmente dar con una solución consensuada entre el equipo y los receptores de sus resultados para que sea realmente efectiva.

Como ya se ha mencionado, la innovación debe tener una utilidad verdadera para el propósito que fue concebida. Aún así, el espectro de los propósitos es muy amplio y muchas veces llega a ser desconocido, por lo mismo, en la naturaleza de las creaciones innovadoras  está implícito el descubrimiento. Y en el campo del descubrimiento se sabe que hay muchas sorpresas.

“(…) para que un proceso de innovación sea valioso además de “estar centrado en las necesidades de los usuarios, debe tener un procedimiento que maximice la creatividad, (…)”.

Nos reencontramos con la sorpresa cuando vemos el surgimiento de un invento o un evento innovador que no lo habíamos considerado previamente y que solo se hace evidente cuando está ante nuestros ojos. Por lo tanto, Carlos Serrano considera que al reconocer algunos ejemplos importantes de innovación “no significa que haya muchos otros aún mejores”. Piensa en la internet, los computadores, la fotografía, la inteligencia artificial… Y va más allá al plantear que los sistemas sociopolíticos  pueden ser innovados; por ejemplo, en la perspectiva de una “redefinición de la democracia.” Prácticamente cualquier dimensión de la vida es susceptible de afrontar un proceso innovador.

Un camino para la innovación con nombre propio: Design thinking 

 

Traducir con exactitud el término de design thinking puede resultar algo complicado, especialmente para que el concepto sea claro en su alcance real, pues no basta con hacer una traducción literal al español para que sea comprensible. María  Camacho, experta en design thinking, lo explica más allá de ese significado literal: “El design thinking es un enfoque para abordar problemas complejos que se fundamenta en la teoría y práctica del diseño, del crear, de la creatividad. Se centra en entender y satisfacer necesidades humanas, desde una visión sistémica.”

Seguir Leyendo

Este enfoque de “pensamiento de diseño o por diseño” tiene un importante recorrido desde su concepción y aplicación como de los aportes dados por esta vertiente.  

“El design thinking es un enfoque para abordar problemas complejos que se fundamenta en la teoría y práctica del diseño, del crear, de la creatividad. Se centra en entender y satisfacer necesidades humanas, desde una visión sistémica.”

 

Surgió en la década de 1950 en un proceso que fue sumando los principales conceptos que lo sustentan y, posteriormente, también se han aplicado y construido distintas  instancias para su realización, entre las que se destacan alrededor del mundo los d-schools, los laboratorios vivientes y los design factories. Universidades de prestigio también se han vinculado a estos procesos como la Universidad de Stanford, que además es parte del epicentro innovador de Silicon Valley

El design thinking permite crear e implementar experiencias significativas y novedosas para las personas, añadiendo a la vez valor a las empresas sociales y mercantiles, a los gobiernos y a la sociedad en general.”

 

Los living labs o laboratorios vivientes orientados a la innovación para las necesidades de los individuos,  nacen en Helsinki en el 2005 bajo la presidencia finlandesa de la Unión Europea, y  se conciben como la versión europea del design thinking. Los d.schools, o institutos de diseño, por su parte, responden a una formalización académica del design thinking, y en ello han sido protagonistas la Universidad de Stanford, el Instituto de Hasso Plattner de la Universidad de Potsdam, Alemania, y Aalto Design Factory de la Universidad Aalto de Finlandia. Desde el 2013, en Chile, se encuentra el DUOC Design Factory UC, que ha adoptado las directrices del Aalto Design Factory finlandés. Estos espacios también llegan a la geografía asiática en China, Korea del Sur, Japón, entre otros países, hasta Oceanía donde resalta el Swinburne Design Factory en Melbourne, Australia. Así, son varios los institutos y laboratorios que están en los cinco continentes, y que  forman parte de la red global “Design Factory Global Network”, que trabaja de forma colaborativa y con principios comunes para la solución de problemas por medio de la creatividad y la innovación.

En la diversidad de estas instancias priman los planteamientos centrales del design thinking, como lo señala María Camacho quien conoce de forma directa estos procesos: “El design thinking permite crear e implementar experiencias significativas y novedosas para las personas, añadiendo a la vez valor a las empresas sociales y mercantiles, a los gobiernos y a la sociedad en general. Sobresale hoy día como una aproximación ideal para la innovación, pues provee modos de pensar y actuar, métodos y procesos que permiten enfrentar con éxito el contexto altamente incierto y complejo en el que vivimos.”

Leer en Versión PDF

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 + 5 =